WhatsApp +34615535939 info@casandraespiritual.com

En cuántas ocasiones no te han dicho “Confía para que todo esto se dé”?. Y tú lxs miras con cara de circunstancia mientras piensas “Claro, tú lo ves bien fácil ¿no?”. Y es que realmente es así, nunca las cosas se ven tan fáciles desde nuestra propia visión.

Por esta razón, no me canso de usar la palabra Observadora siempre que puedo en cualquier conversación. Es más que una palabra, es un estado al que accedes cuando dejas de juzgar la situación, la persona o tu propio ser y hace que veas las cosas desde otro punto de vista.

Una visión más libre, sin culpa y desde la comprensión. Dando pié a que se te presente lo que has de aprender.Porque tu ya sabes que vienes a este mundo con ciertos aprendizajes espirituales, ¿no?. Bueno, ahí lo dejo.

 

Esta semana las mujeres que llegaban a mí, coincidían en un tema.

La Confianza

Cada una estaba pasando por X circunstancias, sin embargo, confiaban de que había una razón para estar ahí. Algunas lo llevan mejor y otras no tanto. Cada mujer tiene sus ritmos de aprendizaje y a veces se alarga un poco más en el tiempo; no es ni bueno ni malo, simplemente es. 

Por esta razón yo quería traerte este tema. Para ayudarte a comprender, de que la confianza y la fe, es un estado anímico que se va trabajando día a día pero sobre todo, en las épocas difíciles.

 Recuerda que te compones de cuerpo y alma; y por esta razón intenta aquietarte cuando más fuerte sea la tormenta interna, porque tu alma ya sabe que ha de hacer, solo has de estar en paz para poderla oir.

 Hay dos factores principales que hacen que lo que ves fuera de tí no te guste:

  1.  Misión de Vida o Aprendizaje álmico: Es algo por lo que Si o Si tienes que pasar para que tu alma suba al siguiente escalón. Se conoce como quitar karma,aumentar darma.
  2. Toma de decisiones cuyas consecuencias son las circunstancias que vives: Son situaciones que te has ido atrayendo por no hacer ese trabajo interno de crecimiento que la vida te ha puesto delante. Todas esas intuiciones, señales que sabes que son ciertas pero tu mente sabotea, percepciones que tienes desde el miedo o la escasez hacen que a nivel vibracional atraigas lo que ahora estás pasando. No quiero decirte que hayas tomado malas decisiones, todo lo contrario, tomastes las decisiones adecuadas con la sabiduría que tenías en ese momento. No quiero que vayas a activar el modo Culpabilidad, ¡¡¡Nooooo señortia, Noooo!!! solo digo, que por ciertas circunstancias, no hiciste lo que podías y normalmente suele ser por parálisis y miedo. ¡Jum! y de esto yo se un rato, creeme. Pero bueno, en otras ocasiones ya iré contando mis miedos.

Pero si eres capaz de mirar a la situación que no te gusta a los ojos, y pensar , “Esto tiene que acabar”.

 

¡Felicidades! es el momento de soltar el control y avanzar. 

 

Es el momento perfecto para pasar por esa situación. Estás totalmente preparada física y mentalmente para salir Vencedora de esa situación. ¿Y por qué se esto? porque la vida nos da justo lo que estamos preparados para superar.

 No estás sola, tienes a tu espalda toda tu jerarquía de Luz. Llámala Dios, Universo o cómo mejor resuene contigo pero que están ahí, es un hecho.

 Por eso has de Confiar en que este momento es perfecto aunque lo veas todo gris. Nos olvidamos que cuanto más grande es la tormenta es porque traerá mayores bendiciones.

Y tú, solo has de hacer lo que te compete: Mantenerte en tu centro de paz y tener el modo “observadora” activo.

 Estarás pensando irónicamente ¡¡Muy bien Casandra, Gracias por resolverme el problema!!  ; parece que te estuviera escuchando decirlo. Pero te diré ¡¡Lo sé amiga!!, he pasado por esa  frustración muchas veces y hoy en día me sigo saliendo del camino . Yo también traigo mis aprendizajes 😉 por ello te voy a dar unos pasos sencillos para mantenerte en este centro de paz el máximo tiempo posible. Por que lo importante no es no es salirse sino volver lo más pronto posible.

Así que cuando estés en ese punto de “No Retorno”:

  • Siente la tormenta según venga,no bloquees tus emociones para que no se enquisten. Se como el agua que fluye para que siempre esté fresca y pura.
  •  Medita o estáte en silencio unos minutos cuando sientas esa tormenta. Y suelta lo que tenga que salir. Llora, patalea, grita,escribe…haz lo necesario para dejarla salir y poderla ver. Solo así te sentirás entendida y libre.
  •  Recupera con respiraciones conscientes tu estado de calma después de haber dejado salir la emoción. Porque el cerebro no sabe hacer dos cosas a la vez, si te centras en respirarde forma consciente dejas de pensar en ese bloqueo liberado y a parte, oxigenas las células, que siempre viene bien.
  • Repite: ¡Confío! aunque no lo vea, porque sé, que me es mostrado lo más pronto posible. Y da una respiración profunda imaginando que por tu nariz dejas ir esa tensión.
  •  Agradece a tus guías por ese momento que te han estado acompañando y sosteniendo porque aunque no los veas o los sientas. Están ahí y puedes pedirle en cualquier momento que te acompañen.

 De esta forma verás como todo se va  disolviendo.

 Ahora cuéntame….

 ¿Tú cómo llevas esa parte de confiar en la vida?

¿De entender que hoy estás donde estás, por una razón?

Me encantará leerte respondiendo al post o enviándome un email.

Te mando un gran abrazo lleno de luz

 Casandra Pestana

 

 

Ebook Señales angelicales

Descarga ahora el Manual Gratis con los Tips para saber cuales son sus señales y entender sus mensajes

 

Pin It on Pinterest

Enviar respuesta
¿Puedo ayudarte?
¡Hola! Cuéntame ¿qué puedo hacer por ti hoy?